¿Cómo nació este proyecto?

Fruto de la casualidad. Así podría titularse este proyecto en el que estoy embarcada con toda la ilusión de este mundo.

Llevo mucho tiempo diseñando y confeccionando pulseras de cristal japonés Miyuki, pero sólo como hobby y para regalar a mis amistades, y aunque todo el mundo me venía diciendo que eran muy bonitas y me insistían en que podría comercializarlas, yo nunca me lo había planteado ya que estas pulseras, como puede apreciarse, sólo pueden hacerse artesanalmente, cristal a cristal, y precisan de una paciencia y de un tiempo bastante considerable.

Yo, como mucha gente, colaboro con diferentes ONG’s, en cada momento de mi vida en la medida de mis posibilidades, y siempre he sido sensible a la situación de la mujer en el tercer mundo. Un día, hablando con mi amiga Mercedes, a la que en su momento le regalé una de estas pulseras, me hizo una propuesta. Mercedes del Valle es la creadora y responsable de lalibelafoodcompany.com, una Organización radicada en Lalibela (Etiopía) que se ocupa de cubrir las necesidades básicas de educación, comida, etc. a un buen número de niños de una zona absolutamente pobre y en la que no había futuro para ellos. Me propuso que creara un grupo de trabajo para las madres de estos niños de manera que ellas se sintieran dignificadas y autosuficientes, pasando de vivir de la caridad a ser las responsables del sustento de su familia.

En el mes de noviembre del 2016 hice la maleta y me embarqué hacia Etiopía con cientos de bolsitas de cristales diminutos en la maleta, muchos diseños en el portátil, un proyecto en la cabeza y toda la ilusión de este mundo en el corazón.

Así que, fruto de la casualidad inicié un proyecto con un grupo de mujeres valientes con el que todas pretendíamos construir nuestro futuro.

La “presentación en sociedad” de las pulseras fue, en IFEMA Madrid, y tuvo una magnífica acogida, al punto de que el grupo de 20 mujeres con el que contábamos en Lalibela no era suficiente para cubrir la demanda. Ése fue el motivo por el que pare la producción y me planteé buscar un segundo lugar en el que poder aumentar la producción.

India es el país del mundo con mayor número de suicidios de mujeres menores de 49 años, y sus condiciones de vida son extremadamente duras dependiendo de si pertenecen a una casta inferior. Esta circunstancia me motivó a centrarme en buscar en este país. El grupo es pequeño, pero me satisface saber que estoy ayudando a mujeres con diferentes grados de discapacidad física.

Siendo consciente de la dificultad administrativa en estos países, tuve que buscar un país donde existiera una seguridad corporativa para instalar la central. Que mejor País que Perú, que ha abierto sus puertas para acoger a cientos de miles de venezolanos que huyen de la extrema pobreza. 

Las pulseras de cristal Miyuki por su realización manual y artesanal precisan de muchas horas, por lo que su confección en España no sería posible, pero esta misma pulsera, siempre realizadas con los parámetros del mercado justo y responsabilidad social, dan una esperanza de vida a mujeres que no cuentan con ella, y ésa es la mayor satisfacción que personalmente me produce este proyecto.

El nombre inicial de la marca era DAKARY , en africano significa felicidad. Transcurridos 6 meses después de registrar la marca, el Paris Dakar puso oposición y se cambió a DKARY.