Nuestro grupo de trabajo con grandes mujeres

Dkary trabaja con tres grupos especiales de mujeres ubicadas en Etiopía, India y Perú, quienes desde pequeñas han sufrido por discriminación de género, falta de estudio, falta de oportunidades laborales y maltrato psicológico y cultural.

Hoy quiero contarte sobre las mujeres de Etiopía y porqué he decidido trabajar y ayudarlas a llevar una vida mejor, brindándoles apoyo y cariño. Valoramos su gran trabajo artesanal que lleva mucha dedicación y tiempo, elaborado por manos llenas de delicadeza, perfección y amor. Cada día el trabajo que ellas realizan para mi es una obra maestra, algo único que llevara alguna mujer en el mundo orgullosa de su joya y de nuestra marca Dkary.

Ahora te contare algo de historia sobre ellas. “Desde que nacen, las niñas etíopes son educadas de forma que tengan un estatus inferior y menos derechos que sus hermanos,” Esto tiene repercusiones en el futuro: las niñas tienen menos tiempo de asistir al colegio porque tienen que hacer todas estas tareas; cuando alcanzan la adolescencia, son vulnerables, y se enfrentan a matrimonios forzados y otras dolorosas prácticas tradicionales; y cuando se convierten en mujeres, tienen muy pocas oportunidades fuera del hogar.

Al igual que en muchas culturas, en las mujeres etíopes recaen las responsabilidades del cuidado doméstico familiar, así como la mitad de las tareas del trabajo agrícola. No es extraño verlas por senderos polvorientos y abruptos, recorriendo largas distancias, cargadas con bidones amarillos en busca de agua, o en medio de los cultivos, con faldas largas y pañuelo rodeando la cintura, recogiendo el cereal, sin permitirse doblar un centímetro las rodillas, y en muchos casos con un rostro asomado en sus espaldas. Pero eso sí, sin desprender ningún síntoma de cansancio, debilidad o resignación.

Aunque desde 2011 Etiopía dispone de un nuevo Código de la Familia, que garantiza la igualdad de las mujeres en el matrimonio y establece la edad legal para casarse en los 18 años, según Unicef, el 40% de niñas etíopes se casan antes de cumplir los 18 y cerca del 20% se casa antes de los 15.

Según datos estadísticos de UNICEF, en 2013 Etiopía se situaba en la onceava posición de los países con mayor número de prácticas de mutilación genital. Este mismo organismo estima que el 74% de las mujeres etíopes han sido sometidas a esta práctica, que fue declarada ilegal por el Código Penal etíope en 2004, pero que no ha cesado, especialmente en las zonas rurales del país. Etiopía se encuentra entre los tres países con más casos de agresión sexual, según el informe “World’s Woman 2015” de la ONU. El 60% de las mujeres afirman que han sufrido algún tipo de abuso y cerca del 20% de las mujeres que respondieron una encuesta promovida por ONU Mujeres reconocieron que su primera relación sexual fue fruto de una violación.

No obstante, otras tantas mujeres permanecen en el país y escriben sus historias de resistencia. Cansadas de esta constante vulneración de derechos, algunas de ellas tomaron conciencia de su situación y comenzaron a reivindicar la igualdad en torno a problemáticas económicas, sociales y políticas, tanto en derechos como en oportunidades, a través de encuentros y reuniones dónde se discuten posicionamientos y se exponen las desigualdades a las que ha de hacer frente la mujer etíope.

Como dice el pensador y activista norteamericano Avram Noam Chomsky: “Si asumes que no hay esperanza, garantizas que no habrá esperanza. Si asumes que hay un instinto de libertad, que hay oportunidades para cambiar las cosas, entonces hay una posibilidad de que puedas contribuir para hacer un mundo mejor. Esa es tu alternativa”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *